AMNISTÍA INTERNACIONAL ASEGURA QUE PERÚ ATENTA CONTRA LOS DERECHOS HUMANOS

Perú.- El despliegue de militares en la frontera de Perú con Ecuador «pone en peligro los derechos humanos» y «representa un grave riesgo para los derechos humanos de las personas migrantes», aseguró la organización Amnistía Internacional (AI).

Además, exigió al Gobierno peruano limitar el uso de las fuerzas armadas en labores de control migratorio para «evitar una tragedia».
«Exhortamos al presidente Francisco Sagasti a limitar el uso de militares en labores de control migratorio y evitar una tragedia», reclamó a través de su cuenta oficial de Twitter la directora para las Américas de AI, Erika Guevara.
El 26 de enero, el Gobierno de Perú desplegó sus fuerzas armadas en la frontera con Huaquillas para disuadir la inmigración ilegal que presuntamente se ha incrementado en las últimas semanas.
A lo largo de la ribera izquierda del río Zarumilla, que marca la frontera entre Perú y Ecuador, se ubicaron más de 50 vehículos del Ejército peruano entre tanques, carros de combate, vehículos blindados y patrulleros, así como más de 1.200 militares.
Su objetivo era vigilar hasta 30 pasos fronterizos clandestinos que han sido identificados como los más frecuentes utilizados por la inmigración ilegal.
La presencia militar frente al territorio ecuatoriano se da después de que el pasado jueves la Policía Nacional del Perú (PNP) anunciara la detención de casi 500 inmigrantes ilegales, en su gran mayoría de nacionalidad venezolana, en distintos puntos de la región de Tumbes.
Fruto de ese operativo se hizo viral en redes sociales el vídeo de un tráiler que ingresaba a la ciudad de Tumbes, capital de la homónima región peruana, con decenas de inmigrantes venezolanos que presuntamente acababan de cruzar la frontera de manera clandestina.
Asimismo, la Policía halló y destruyó diez puentes artesanales sobre el canal del río Zarumilla en el sector conocido como El Tropezón, así como una balsa de madera.
Esta situación se da mientras está restringido el tránsito de personas por el Centro Binacional de Atención en Frontera (Cebaf), el principal paso legal para cruzar la frontera entre Perú y Ecuador.
Policía peruana indicó que existen mafias de tráfico ilegal de migrantes que deben ser combatidas.
De acuerdo con la directora para las Américas de Amnistía Internacional, el uso de personal militar para labores de control migratorio supone «un grave riesgo para los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas» porque los uniformados carecen «de formación y de las herramientas adecuadas para tal función».
«Prueba de ello es el evento reciente ocurrido en Tumbes, en la frontera con Ecuador, en el que personal de Ejército peruano disparó armas de fuego al aire para dispersar personas indefensas, entre ellos niños y niñas», detalló Guevara.

Deja un comentario