CASO JULIANA C.: FISCALÍA ACUSÓ A JONATHAN C. COMO RESPONSABLE DE SECUESTRO EXTORSIVO CON MUERTE

Pichincha.- Con las teorías fáctica y jurídica del caso, planteada por la fiscal investigadora Mayra Soria, se instaló la audiencia de juzgamiento en contra del ciudadano Jonathan C., procesado por el delito de secuestro extorsivo con resultado de muerte, de la joven Juliana C.

La Fiscalía, en su alegato, afirmó que la mañana del 7 de julio de 2012, Juliana abordó con engaños el auto de Jonathan C., a la altura de la calle Ajaví, en el sur de Quito. Después, la joven fue llevada en contra de su voluntad hasta un autohotel, donde el acusado tenía como propósito «accederla carnalmente».
Horas más tarde tuvieron una discusión y Juliana murió en manos de Jonathan C, quien después se deshizo del cuerpo, arrojándolo a la quebrada de Bellavista, ubicada al norte de Quito. “Se demostrará que hubo planificación y ejecución por parte de Jonathan C., una persona que ejercía autoridad sobre la víctima y que era parte de su entorno íntimo”, enfatizó la Fiscal.
Durante el primer día de audiencia, la información extraída a los testigos del entorno familiar y social de Juliana apuntaron a que Jonathan C., como pastor de jóvenes de la iglesia Oasis de Esperanza –a la que asistía la víctima–, ejerció manipulación y coerción sobre las decisiones de la vida de la joven. Le exigía que le consulte o le solicite permiso para salir al cine, irse unos días más de vacaciones con su padre, salir con algún amigo hasta la parada del bus y hasta tener relaciones de amistad o de pareja.
Si Juliana no pedía permiso, era castigada con la separación del coro de jóvenes de la iglesia. “El canto era una de las cosas más importantes para ella”, dijo uno de los testigos del entorno de pareja de Juliana.
Se reveló que un quiebre importante en las relaciones entre la familia de Juliana y el grupo familiar que dirigía la Iglesia fue que la joven recibió presiones para que no estudiara en el exterior y contrajera matrimonio con Israel C., hermano del procesado.
Para convencerla, Jonathan C. creó un perfil falso de Facebook con el nombre Juan Solano, psicólogo evangélico, cuyos consejos eran muy similares a los que les daba Jonathan C., según uno de los testigos del entorno social.
Cuando su familia reparó en que este tipo de presiones hacia su hija, por parte de los pastores, estaba desbordado y fuera de lugar, decidieron separarse de la Iglesia. (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s