HABITANTES DE RICAURTE ENCONTRARON UN BEBÉ ABANDONADO

Azuay.- El llanto de un bebé alertó a los moradores de la parroquia Ricaurte, que sin imaginar lo que había en el sitio, se acercaron al bosque y observaron un bulto. Al destaparlo se percataron que era un recién nacido. Este hecho se registró alrededor de las 22h00 del sábado 3 de marzo.

Según la Policía Nacional, un menor de edad fue quien escuchó el chillido, pidiendo ayuda a los vecinos. Elementos de la Dinapen acudieron al sitio y trasladaron a la criatura al Hospital Regional de Cuenca, donde los médicos indicaron que su salud era estable, explicando que tiene entre 24 y 48 horas de nacido.
 
De esto se dio aviso a la Fiscalía, con el fin de iniciar las investigaciones para dar con el paradero de la progenitora, mientras que el bebé fue ingresado a una casa de acogida.

Deja un comentario