QUEDÓ TRABADO EN UNA LAVADORA, TRAS USARLA DE ESCONDITE

El niño de Ucrania, que jugaba al escondite con su hermana, pensó que una buena guarida sería el interior de una lavadora, pero se equivocó. Los bomberos tomaron 20 minutos en liberarlo, no sin antes bañarlo en aceite, pues de lo contrario parecía imposible sacarlo del sitio.
Fuente: El Siglo

Deja un comentario